Psicoterapia · tratamiento de la naturaleza psicológica

¿Qué es la psicoterapia?:

La psicoterapia es todo aquel tratamiento de naturaleza psicológica de las manifestaciones psíquicas o físicas del malestar humano.

Toda psicoterapia implica un proceso dinámico, dialéctico, en el cual el paciente relata y el terapeuta escucha, escucha de manera activa, planteando nuevas preguntas o reflejando aquello que, guiándose por su conocimiento teórico y experiencia práctica, es importante para la consecución de los objetivos del paciente y este no está siendo consciente, acompañando en un proceso de autoconocimiento, buscando en el mismo paciente las herramientas, los recursos y las fortalezas para hacer frente a los problemas o metas que se plantee.

El principio curativo en el que se basa la psicoterapia es principalmente la relación humana particular que se crea. La relación terapeútica es un tipo particular de relación, una relación de confianza y seguridad que se establece con el terapeuta, y en la que se vuelcan todo el conjunto de relaciones presentes y pasadas del paciente

Objetivos (¿Para qué sirve?):

Toda psicoterapia trata de promover un cambio: este puede ser un cambio en el comportamiento, aumentar salud física y psíquica o aumentar el bienestar de la persona.

Sin embargo, el objetivo específico de cada proceso de psicoterapia viene siempre determinado por la demanda del paciente y de esto también depende la duración de la misma.

Esta demanda puede aparecer en forma de “síntomas” específicos, (malestar o angustia ante una determinada situación, dificultad para conseguir lo que se desea, conflictos en las relaciones afectivas, insatisfacción en el trabajo…) o a veces se presenta en forma de “quejas vagas”, insatisfacción, falta de interés, desmotivación, desilusión…

Por ello el objetivo de la psicoterapia no es sólo definir el síntoma a eliminar, sino definir cuál es el funcionamiento positivo deseado.

Principalmente en las sociedades desarrolladas dónde nos encontramos habitualmente satisfechos de “cosas” (cosas materiales), aunque no existe un sufrimiento hondo, no vivimos de manera verdaderamente plena sino que lo hacemos en un estado de vitalidad mediocre. Actuamos como autómatas: hacemos muchas cosas, pero sin interés real en lo que estamos haciendo. Y sin embargo, no tenemos lo que queremos porque no sabemos lo que queremos. Nos hemos fabricado una vida cómoda pero que no aleja de lo que es vivir, del verdadero sentido de nuestra vida.

Por otro lado, no tiene porque existir un conflicto sino que puede haber un deseo de ser más consciente y vivir una vida más plena.

El proceso de psicoterapia busca facilitar el “darse cuenta” del modo en que evitamos esto y de las propias necesidades tendiendo siempre hacia conseguir la autonomía del paciente, la libertad personal, encontrándose a si mismo sin miedo a la verdad. Supone acompañar al paciente en un camino que le dirige al encuentro consigo mismo.

Esto es la integración de aquellos aspectos que nos son desagradables de nosotros mismo, nuestra propia identidad psicológica: volver aceptable la vida, tener conciencia de uno mismo como individuo singular y también de la propia mortalidad.

“Aceptar el propio morir para vivir plenamente”

Orientación (Nuestro estilo):

En Souling, tenemos formación en diferentes orientaciones, enmarcadas todas ellas en la llamada tercera fuerza de la psicoterapia, la escuela humanista, que recupera la creencia en el ser humano. Por ello utilizamos técnicas y herramientas de la psicoterapia gestáltica, la psicodinámica, la bioenergética o el focusing, poniendo especial atención al cuerpo y sus manifestaciones.

Sin embargo, no planeamos una orientación o método específico, sino que utilizamos todas estas orientaciones como Herramientas al servicio del paciente, en función de lo que este va necesitando.

No trabajamos con “casos” si no con “personas”, y no tratamos de amoldar al paciente al método sino al revés

Entendemos al ser humano como parcialmente libre y naturalmente limitado, es decir, tenemos en cuenta que hay procesos inconscientes y reconocemos el aporte de las teorías psicoanalíticas al conjunto del conocimiento científico.

Concedemos gran importancia al proyecto vital de la persona y a la búsqueda de sentido, así como a la espiritualidad o necesidades trascendentales. También valoramos los aspectos éticos, como núcleo importante de la personalidad, y no los dejamos fuera de la relación terapéutica, ya que trabajamos con un compromiso en este sentido no solo con el paciente sino con el mundo. Sin embargo, consideramos también a cada ser humano único, por lo que planteamos un enfoque no directivo y miramos siempre desde un prisma de aceptación y comprensión. Somos metodológicamente integradores y tenemos una visión holistas.

Preferimos el término “paciente”, al de cliente, haciendo referencia no a su papel “pasivo” sino a aquel que “padece”. Nos parece importante la distinción entre lo que objeto de la psicoterapia, dónde existe un malestar, conflicto psíquico que provoca sufrimiento, o sensación de insatisfacción y que a veces puede tener un origen claro y otras el objetivo mismo de la psicoterapia será descubrirlo. de los acontecimientos vitales desagradables, que no son “tratables” desde la psicoterapia.

En este sentido, en Souling tratamos de evitar y advertir las consecuencias y riesgos de la “psicologización de la vida”. Los psicólogos debemos aceptar un error básico que comentemos desde hace tiempo en nuestra práctica: no podemos satisfacer TODAS las demandas del paciente, ni dar respuesta a todo. La VIDA es algo mucho más basto. Este error nos conduce a lo que en muchas ocasiones nos han echado en cara: básicamente poner nombres y etiquetas a lo que ya se CONOCE y reducir la vida a los procesos psicológicos. Esto conduce a la “patologización” de la vida, acontecimientos normales, problemas, que, si bien, son desagradables, no pueden ni deben ser “tratados” sino vividos.

Por otro lado, los términos psicológicos alimentan y justifican a veces el propio síntoma (la neurosis): muchas veces entendemos lo que nos pasa, le ponemos un nombre, y nos sirve de excusa, pero no cambiamos: es necesario poner en práctica y a prueba lo que sabemos

Y por ello planteamos la necesidad de contar con otras disciplinas, en este caso, aquella que se ocupa principalmente de la actividad humana:

La actividad lleva al crecimiento: Terapia Ocupacional ya que es necesario experiencienciar, sentir y actuar la vida, para vivirla.

“La vida es aquello que pasa mientras estás haciendo otros planes” John Lennon.

Servicios ¿Qué ofrecemos?:

Ofrecemos psicoterapia individual y grupal a adultos niños y adolescentes.

 

Jonás Reguilón Liébana  PSICÓLOGO PSICOTERAPEUTAjonas-reguilon-souling

About
Somos el alma de Souling, siempre estaremos para atenderte lo mejor posible.

Leave a Comment

CAPTCHA
Refresh

*

Start typing and press Enter to search